Cuyo Online- El sistema SUBE comenzó a instalarse en Mendoza

Se espera que a fin de año comience a funcionar. Ya son más de 28 las ciudades donde funciona esta tarjeta.

Ipsum Por: Mimi Pallmarochi 06 de noviembre de 2019
COLE
COLE

SUBE1

El sistema SUBE empezó a ser instalado hoy en la ciudad de Mendoza y se espera que para fin de año comience a funcionar por lo cual la ciudad y su periferia tendrán la segunda red más grande de la tarjeta en el país, informaron hoy fuentes del Ministerio de Transporte.

Con una inversión de 5 millones de dólares ya se equiparon 1.400 colectivos con máquinas validadoras y se instalaron más de 61 Terminales Automáticas para que los usuarios del transporte público puedan acreditar las cargas electrónicas y, además, contarán con más de 900 puntos de carga.

Las fuentes indicaron que en el 2015 el sistema SUBE se encontraba en 10 localidades: Mar del Plata, Partido de la Costa, Pinamar, Ushuaia, Río Grande, Río Gallegos, San Carlos de Bariloche, San Juan, Formosa y Santa Fe.

En este 2019, el Ministerio de Transporte llevó el sistema a 28 ciudades: Villa Gesell, Neuquén, Comodoro Rivadavia, Corrientes, Venado Tuerto, Palpalá, San Salvador de Jujuy, Viedma, Olavarría, Santa Rosa, Necochea, Bahía Blanca, General Pico, San Fernando del Valle de Catamarca, Trelew, San Nicolás de los Arroyos, San Luis, Rawson, San Martín de los Andes, Resistencia, Roque Sáenz Peña, Paraná, Pergamino, Cipolletti, Gualeguaychú, Villa Allende, Rafaela y Mendoza.

Te puede interesar

Cuyo Online- Alperovich rompió el silencio luego de ser acusado de abuso por una sobrina

El ex gobernador de Tucumán se refirió a la denuncia en su contra. "Deseo negar enfáticamente los hechos que denuncia", indicó. El mío se llama José Jorge Alperovich, mi tío segundo y jefe, por quién fui violentada sexual, física y psicológicamente desde diciembre del 2017 hasta mayo de 2019. Durante un año y medio sufrí violaciones a mi integridad física y sexual. El avasallamiento fue demoledor.No quería que me besara. Lo hacía igual. No quería que me manoseara. Lo hacía igual. No quería que me penetrara. Lo hacía igual. Inmovilizada y paralizada, mirando las habitaciones, esperando que todo termine, que el tiempo corra.

alpero