Cuyo Online- Expectativa y temores de dos sectores de la economía.Nueva ley exige registrar los contratos en la AFIP

Mientras que en el sector inmobiliario esperan con interés la sanción de una nueva ley de alquileres, aunque con algunas prevenciones, analistas de las perspectivas económicas con el futuro gobierno advierten que los anuncios de Alberto Fernández y los expertos que lo acompañan no son un buen presagio

Ipsum Por: Mimi Pallmarochi 12 de noviembre de 2019
MONEDA
AFI

A propósito, para un economista local es irresponsable y preocupante lo que expresan gremialistas y del entorno de Alberto Fernández. Sobre lo que debería hacer el presidente electo a penas asuma. Algo que, aseguran, “aumenta la desconfianza de lo que el consagrado primer mandatario haga en su administración para arreglar la crisis económica que deja la actual administración”.

Un sector que muestra parálisis es el inmobiliario. Para quienes lo integran, la actividad está inamovible y hay mucha más preocupación con el proyecto de ley nacional de alquileres, porque al decir de los corredores inmobiliarios: “Si bien es cierto que muchos puntos de la ley de alquileres fueron consensuados con la Federación Inmobiliaria de la República Argentina, hay otros que producirán escozor en los propietarios. Un tema no menor, porque podría repercutir en los mercados, si muchas personas deciden sacar sus propiedades del circuito de alquileres”.

Roberto Irrera, corredor inmobiliario, quien al preguntársele, ¿cómo está en Mendoza este sector?, respondió: “Luego del impacto causado por el mercado financiero, el aumento del dólar y las altas tasas de interés en plazo fijo, el mercado inmobiliario cayó aproximadamente un 90%. Porcentaje de referencia con lo sucedido en el año 2017. Lo que demuestra que el efecto es muy fuerte, que hace que los que tenemos cartera de alquileres, apenas, solo nos sostengamos. Esto, en el mercado de ventas de Mendoza se complica aún más, al no poder acceder a créditos por lo inalcanzable de las tasas de interés. Donde la relación cuota ingreso es inexistente”.

¿la nueva ley de alquileres en qué incide?

–Los corredores públicos inmobiliarios no podemos estar en contra de normas legales, sí advertimos las reacciones del mercado locativo. Por todo esto es obvio que no estamos en contra del pago de impuestos, pero este paso obligado que pretende el proyecto de ley en el Congreso nacional, que todos los contratos tienen que ser registrados en la AFIP, de no ser así y ante cualquier controversia no pueden ser ejecutables. Un punto que puede retraer el mercado locativo local, ya que la mayoría de los propietarios o locadores no tienen más de una o dos propiedades. Muchas de ellas fueron adquiridas con el fin de ayudarse en su jubilación y eso es una demostración que en nuestro medio no tengamos propietarios que tengan 20, 50 o 100 alquileres. Algo que está plasmado en los registros de las inmobiliarias de Mendoza, que indican que un 80% de personas que tienen uno o dos departamentos o viviendas, es decir, que esto no es el gran comercio, menos hoy que la rentabilidad está tan baja.

–Desde nuestro sector tenemos expectativas para el próximo año en bajar la inflación, tasas de interés y se recupera el salario. Creo que son tres condimentos óptimos para recuperar el mercado inmobiliario. Consideramos que de esta manera la gente volvería a esa herramienta tan valiosa que es el crédito hipotecario para obtener su casa, hoy totalmente perdido.

Fernández y los expertos que lo acompañan no son un buen presagio
 
 
 
 

.

Te puede interesar

Cuyo Online- Alperovich rompió el silencio luego de ser acusado de abuso por una sobrina

El ex gobernador de Tucumán se refirió a la denuncia en su contra. "Deseo negar enfáticamente los hechos que denuncia", indicó. El mío se llama José Jorge Alperovich, mi tío segundo y jefe, por quién fui violentada sexual, física y psicológicamente desde diciembre del 2017 hasta mayo de 2019. Durante un año y medio sufrí violaciones a mi integridad física y sexual. El avasallamiento fue demoledor.No quería que me besara. Lo hacía igual. No quería que me manoseara. Lo hacía igual. No quería que me penetrara. Lo hacía igual. Inmovilizada y paralizada, mirando las habitaciones, esperando que todo termine, que el tiempo corra.

alpero