Cuyo Online- Alperovich rompió el silencio luego de ser acusado de abuso por una sobrina

El ex gobernador de Tucumán se refirió a la denuncia en su contra. "Deseo negar enfáticamente los hechos que denuncia", indicó. El mío se llama José Jorge Alperovich, mi tío segundo y jefe, por quién fui violentada sexual, física y psicológicamente desde diciembre del 2017 hasta mayo de 2019. Durante un año y medio sufrí violaciones a mi integridad física y sexual. El avasallamiento fue demoledor.No quería que me besara. Lo hacía igual. No quería que me manoseara. Lo hacía igual. No quería que me penetrara. Lo hacía igual. Inmovilizada y paralizada, mirando las habitaciones, esperando que todo termine, que el tiempo corra.

Ipsum Por: Mimi Pallmarochi 23 de noviembre de 2019
alpero

Una sobrina del senador José Alperovich lo denunció en la Justicia por abusos sexuales reiterados. Se trata de una joven de 29 años que fue su asistente personal desde 2017 y trabajó junto con él en la campaña para gobernador.

La denuncia fue hecha este viernes tanto en los Tribunales penales de Tucumán como en Buenos Aires, en la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres (UFEM), ya que los abusos habrían ocurrido en las dos provincias.

La carta abierta que compartió la víctima


Estoy segura que ninguna persona que haya sufrido violencia sexual quisiera estar en este lugar, desnudando la intimidad más dolorosa de su vida. Pero nos obligan a encontrar en esta manera la posibilidad de ser escuchadas. Ya no nos callamos más, pero tampoco queremos hablar por lo bajo de lo que nos pasa, de lo que sentimos, de lo que nos hicieron y de cómo hacemos para volver a la vida después de que hechos tan traumáticos nos la cambiaron para siempre.

No escribo para convencer a nadie de nada. Estoy aquí contra la opresión del silencio y por la necesidad de recuperar mi vida, de sanar llamando a las cosas como son, sin suavizarlas ni teñirlas, poniéndole al monstruo nombre y apellido. Cuando no le ponés nombre, no existe.

El mío se llama José Jorge Alperovich, mi tío segundo y jefe, por quién fui violentada sexual, física y psicológicamente desde diciembre del 2017 hasta mayo de 2019. Durante un año y medio sufrí violaciones a mi integridad física y sexual. El avasallamiento fue demoledor. Tanto que ni siquiera pude ponerlo en palabras. Él oscilaba libre y cómodamente en los tres escenarios ante los que me posicionaba: el familiar, el laboral y el del horror de la intimidad que me forzaba a vivir con él.

No quería que me besara. Lo hacía igual. No quería que me manoseara. Lo hacía igual. No quería que me penetrara. Lo hacía igual. Inmovilizada y paralizada, mirando las habitaciones, esperando que todo termine, que el tiempo corra. Ya saldría de ahí y estaría en mi casa, ya habría más gente alrededor, ya el disimulo y el trabajo lo iban a alejar de mi. Ya se cansaría de mi, de que no quiera, de que sea "asexuada" como me llamaba. Pero su fijación no cesaba, durante mucho tiempo quiso más y más seguido, con más ganas, con más fuerza, con más violencia por mi resistencia.

La sensación de que nunca nadie iba a salvarme, de que no iba a haber una interrupción o algo que me sacara de esos lugares. Era expresamente su voluntad. Yo no podía salir sola del encierro porque sabía que tras la primera puerta había caseros, y policías y custodios armados. Todos sabiendo lo que estaba pasando adentro y cuidando las fronteras de él. Estaba completamente atrapada.

Yo nunca elegí estar ahí de esa manera. Se lo decía en cada no. Pero mis no para él nunca fueron suficientes. No se trataba del ímpetu ni de la cantidad de veces que se lo decía ni de como se lo explicaba ni de como mezquinaba mi cuerpo ni de como intentaba defenderme ni si lloraba o no. Nunca en mi vida lloré tanto.

Durante todo ese tiempo no tuve ni un respiro. Trabajé sin parar, sin vacaciones, . Tengo 29 años, soy libre, soy joven. Quiero volver a empezar poniendo cada cosa en su lugar. Responsabilidad de acciones, consecuencias para quien corresponde. Hasta ahora, sólo las cargo yo. Sacarme esta mochila que ya no puedo sostener más y entregársela a su dueño.

No miento, no busco fama. Nadie quiere hacerse famosa por contar el horror que vivió. No quiero dinero ni hay un trasfondo político detrás de mi denuncia. Soy mucho más que todo eso que se pueda especular. Esto es por mí. El motivo más importante de mi vida es mi renacimiento, mi sanación y la búsqueda de justicia. ¿Qué motivo más importante que el valor de mi propia vida puedo tener?

Estoy acá contando lo que viví por mi seguridad pero también para que otras mujeres se animen a hablar. Esto no me mato, me puedo proclamar y me puedo defender. Me puedo recuperar, me puedo cuidar, me puedo elegir. Hoy elijo no callarme nunca más. A pesar de que me decía, en pleno horror: "cállate, ¿no ves como estoy?", para tapar todos mis no. No me callo nunca más. Este es mi nunca más. Ojalá también sea el nunca más de todas aquellas que queremos dejar de callar.

Elijo cerrar con estas palabras de Zuleika Esnal: "A las que denunciaron. A las que no. A las que pudieron salir. A las que no. A las que me escriben pidiendo que escriba. A las que me escriben pidiendo que no, que solo quieren probar qué se siente que alguien más sepa su infierno. A las todavía no. A las ahora sí. A las no puedo. A las sin nombre ni apellido. A las no pongas mi ciudad, por si me encuentra. A las mi vieja sabía y no hizo nada. A las de huesos rotos. A las que ya no están para contar su historia. A las que están acá pero no pueden contarla. A las que escriben paredes. A las que no. A las que salen a la calle. A las que no. A las que me va a sacar el nene si denuncio. A la memoria de todas. A sus mamás. A todas las mamás. (.) A las callate y aguantá. A las no aguanto más. A las me quiero morir. A las de sexo anal para no quedar embarazada de mi viejo en sexto grado. A las viajeras que no vuelven. A las que vuelven y es un lujo. A las te escribo ahora que duerme. A las te dejo que volvió. A las me mata si se entera. A las no sé a quién recurrir. A las te escribo porque yo no tengo a nadie".


 

Te puede interesar

Cuyo Online- El cambio climático en la provincia podría amenazar la producción de vino

Las uvas de vino son extremadamente sensibles al clima, especialmente a la temperatura. Estudios previos realizados por el equipo de investigación de Wolkovich demostraron que si la temperatura global sube un promedio de dos grados centígrados -en línea con las tendencias actuales-, al menos el 51 por ciento de las actuales regiones vitivinícolas podría desaparecer.

Cuyo Online- Comprarán medio millón de reactivos para detectar el coronavirus

El gobierno nacional ordenó la adquisición de los test. Serán distribuidos en los 35 centros de la red nacional de laboratorios.El gobierno nacional ordenó la compra de medio millón de reactivos para detectar coronavirus, los que serán distribuidos entre 35 centros de la red nacional de laboratorios de influenza, informaron este miércoles fuentes sanitarias.

descarga (77)

Cuyo Online- Preocupación por ingreso de vino chileno en lata

Frente al anuncio de una bodega mendocina de importar vino chileno en lata para comercializar en el mercado nacional, representantes de entidades viñateras locales manifestaron su preocupación y alertaron que se podría agravar el problema de los excedentes vínicos en todo el país.

descarga (67)

Cuyo Online-Godoy Cruz cayó frente a River en el Malvinas

Los dirigidos por Mario Sciaqcua no mostraon un buen nivel futbolístico y cayeron por la mínima diferencia frente al Millonario, que con este resultado se trepó en lo más alto del torneo. El tanto lo marcó Matías Suárez de cabeza. Con esta victoria, el conjunto dirigido por Marcelo Gallardo alcanzó lo más alto de la tabla de posiciones, con 33 puntos, tres más que Argentinos Juniors, que ayer cayó en su visita a Unión (1-0).

WhatsApp-Image-2020-01-25-at-23.58.49